Mes de la ciberseguridad: Tips Zerolynx Capítulo 1

¡Muy buenas!

Bienvenidos al primer video de tips con motivo del mes de la ciberseguridad de Zerolynx. Como la ciberseguridad empieza desde los compañeros que no hacen seguridad, nuestro compañero Eryk, responsable de Administración, nos trae una serie de consejos que ha aprendido desde su entrada a Zerolynx y que ha comenzado a aplicar en su día a día.



¿Sabes que un cibercriminal podría tardar en averiguar una contraseña menos de un segundo en algunos casos? No es de extrañar teniendo en cuenta que entre las contraseñas más usadas a nivel mundial se encuentran algunas como: 1234, la palabra “contraseña” en inglés, qwerty, aaaaaa, 11111, entre muchas otras, que obviamente no son nada seguras.

Ahora la pregunta es, ¿cómo creamos una contraseña segura? Todo empieza con un cambio de paradigma, dejando a un lado las palabras y comenzando a utilizar frases u oraciones que, a poder ser, superen los 12 caracteres y entre los cuales encontremos mayúsculas, minúsculas, números y, preferiblemente, símbolos. Esto permitirá construir contraseñas tan seguras como “VendoOpelCorsa:300€”, cuya complejidad será considerablemente mayor que, por ejemplo, el nombre de nuestro perro, nuestra comida favorita, el DNI o cualquier otra fecha señalada que sea fácilmente identificable.

Generalmente utilizamos muchos servicios que requieren un acceso con usuario y contraseña, ¿cómo se pueden recordar todas estas las contraseñas? Hay que evitar anotarlas en una agenda, en un post-it o dejarlas registradas en nuestros navegadores web, pues dependiendo del caso podrían quedar a la vista y se podrían perder fácilmente. En estos casos es conveniente recurrir a los gestores de contraseñas, como por ejemplo KeePass o LastPass, que, bien configurados, nos permitirán almacenar nuestras credenciales en una base de datos protegida por una contraseña MAESTRA, la cual deberá ser tan segura (o más) que todas las anteriores juntas. No debemos olvidar que esta última será la encargada de proteger toda nuestra vida digital.

Por último, y no menos importante, otra recomendación es que siempre que sea posible se haga uso de los dobles factores de autenticación o también conocidos como 2FA. El doble factor consiste en una segunda prueba, adicional a la contraseña que suele ser la primera, de que realmente somos nosotros los que intentamos acceder a nuestra cuenta y no cualquier otro curioso. En este sentido, llevan tiempo utilizándose para las operativas bancarias, con las claves OTP, es decir, One Time Password, que como su nombre indica son códigos temporales de un único uso, de entre 6 y 8 dígitos, que envían algunas aplicaciones a nuestro móvil, correo electrónico o aplicación de autenticación para corroborar nuestra identidad. Algunos de ejemplos de aplicaciones que permiten activar este segundo factor de autenticación son Google Authenticator y Microsoft Authenticator.

Esperamos que estas recomendaciones os hayan sido de utilidad y os permitan disfrutar de internet de una manera mucho más segura. 

Muchas gracias y… ¡nos vemos pronto!